RUSO: LA LENGUA FUNDAMENTAL DE LA LITERATURA ESLAVA

     El idioma ruso es una lengua indoeuropea de la rama eslava oriental, oficial en Rusia, Bielorrusia, Kirguistán y Kazajistán, y de amplio uso en Ucrania, Estonia y Letonia. Es hablado también por importantes sectores de la población de los otros países que formaron la Unión Soviética y es uno de los seis idiomas oficiales de la ONU. Es el más hablado entre los idiomas eslavos, y el séptimo entre todos los idiomas del mundo por número de hablantes nativos, 160 millones, siendo el cuarto idioma más hablado del mundo por hablantes totales, 285 millones.

     A comienzos del siglo XI, el grupo humano que predominaba sobre la mayoría de las modernas Rusia europea, Ucrania y Bielorrusia era la rama oriental de los eslavos, que hablaban una serie de dialectos muy relacionados entre sí, pertenecientes a una lengua común que se denomina “antiguo ruso”. El testimonio escrito más arcaico de esta lengua se halla en una ánfora hallada cerca de Gnezdovo, cerca de Smolensk, fechada en torno a mediados del siglo  X . La unificación política de la región en la Rus de Kiev, fue seguida por la adopción del Cristianismo en 988 y la creación del eslavo eclesiástico antiguo como lengua litúrgica y literaria. Fue en esta época cuando los préstamos y calcos del griego bizantino empezaron a entrar en la lengua vulgar.

     La diferenciación dialectológica se aceleró tras la ruptura de la Rus de Kiev en 1100, y con la conquista mongola del siglo  XIII . Tras la liberación del yugo tártaro a finales del siglo XIV, el centro político y lingüístico de la Rusia europea se trasladó a Moscú y su dialecto se generalizó. Hay consenso acerca de que ruso y ucraniano se pueden considerar idiomas distintos a partir de este periodo. Con todo, hasta finales del siglo XVII el idioma oficial fue un derivado del eslavo eclesiástico. A principios del siglo XVIII, las reformas políticas de Pedro el Grande fueron acompañadas por una reforma del alfabeto y una secularización de la sociedad siguiendo el modelo occidental. Al mismo tiempo  comenzaron los intentos por modelar una lengua literaria moderna, como compromiso entre el eslavo eclesiástico, la lengua vernácula y los cánones europeos. Entonces aparece la más famosa gramática rusa, publicada por Mijail Lomonosov en el 1755. Escritores como el propio Lomonosov, Derzhavin y Karamzin avanzaron bastante por ese camino de modernización pero el objetivo final lo consiguieron  Pushkin  y sus contemporáneos en la primera mitad del siglo XIX.

     Durante este siglo, el lenguaje estándar toma su forma actual. Grandes cantidades de vocabulario especializado entraron en el ruso procedentes de Europa occidental y, de hecho, hacia 1800, un número significativo de la aristocracia hablaba diariamente francés, y también, aunque en menor número, alemán. Por el contrario, debido a la corriente “eslavofilismo” de mediados de siglo, algunos términos occidentales fueron reemplazados por palabras que pertenecían a la lengua vernácula.

     El sistema fonológico del ruso es una herencia del eslavo común, pero sufrió un gran número de cambios en sus primeras etapas históricas, antes de establecerse de manera global hacia el siglo XV. Tiene cinco vocales, que a su vez disponen de dos letras para cada una, dependiendo de si palatalizan a la consonante previa o, en contextos de inicio de palabra, si presentan un apéndice palatal articulado como /j/. Las consonantes, asimismo, pueden clasificarse en parejas según se realicen palatalizadas o no. La lengua estándar, basada en el dialecto moscovita, tiene un acento prosódico muy fuerte y una modulación moderada del tono (el cual, no obstante, no actúa como diferenciador léxico).

     El vocabulario básico, la morfología y el estilo literario del ruso han sido influidos por el eslavo eclesiástico, lengua del grupo eslavo meridional que era usado por la Iglesia ortodoxa rusa. Por eso, mucho del actual vocabulario literario es más semejante al búlgaro que al ucraniano o al bielorruso. El lenguaje hablado ha sido notablemente influido por el literario, pero conserva formas características.

     El ruso se escribe con una versión moderna del alfabeto cirílico, de 33 letras:

 

А
/a/

Б
/b/

В
/v/

Г
/g/

Д
/d/

Е
/ʲe/

Ё
/ʲo/

Ж
/ʐ/

З
/z/

И
/i/

Й
/j/

К
/k/

Л
/l/

М
/m/

Н
/n/

О
/o/

П
/p/

Р
/r/

С
/s/

Т
/t/

У
/u/

Ф
/f/

Х
/x/

Ц
/ʦ/

Ч
/ʨ/

Ш
/ʂ/

Щ
/ɕː/

Ъ
/-/

Ы
/ɨ/

Ь
/ʲ/

Э
/ɛ/

Ю
/ʲu/

Я
/ʲa/

 

 

     A pesar de la igualación que se produjo a partir de 1900, especialmente en lo concerniente al vocabulario, existe un gran número de dialectos en Rusia. Algunos lingüistas dividen los dialectos del ruso en dos grupos regionales principales, el "norteño" y el "sureño", con Moscú como zona de transición entre ambos. Otros lo dividen en tres grupos: "norteño", "central" y "sureño", con Moscú en el grupo central. El idioma estándar está basado en el dialecto moscovita con su característico ákanye (por ejemplo, спасибо -gracias en ruso-, en vez de spasibo, se pronuncia spasiba). Teniendo en cuenta solamente el habla, las lenguas más semejantes son el bielorruso y el ucraniano, las otras lenguas nacionales en el grupo eslavo oriental.

I.E.S. "RÍO ARBA"

TAUSTE (Zaragoza)

ESPAÑA

Correo de Contacto:

literaturaeuropea@iesrioarba.es