LOS GRIMM: LAS BASES DE UNA CULTURA NACIONAL POPULAR

    Jacob Grimm (1785-1863) y su hermano Wilhelm (1786-1859) nacieron en la localidad de Hanau, en los últimos años de existencia del Sacro Imperio Romano Germánico. Criados en el seno de una familia de la burguesía intelectual alemana, a los 20 años de edad, Jacob trabajaba ya como bibliotecario y Wilhelm como secretario de la biblioteca. Fueron profesores universitarios en Kassel y en la Universidad de Gotinga, de donde los despidieron en 1837 por protestar contra el rey Ernesto Augusto I de Hannover. Al año siguiente fueron invitados a Berlín, capital de Prusia, como profesores en la Universidad Humboldt. Tras las revoluciones de 1848, Jacob fue también miembro del Parlamento de Fráncfort.

    La labor de los hermanos Grimm no se limitó a recopilar historias, sino que se extendió también a la docencia y la investigación lingüística, especialmente de la gramática comparada y la lingüística histórica. Sus estudios de la lengua alemana son piezas importantes del posterior desarrollo del estudio lingüístico (Ley de Grimm). Además de sus cuentos de hadas, también son conocidos por su Deutsches Wörterbuch, un diccionario de la lengua alemana en 33 tomos. Interesados por otras manifestaciones de la literatura popular europea, publicaron una selección comentada de romances españoles titulada Silva de romances viejos.

    Influidos por los Discursos a la nación alemana de Fichte (1810), Jacob y Wilhelm Grimm empezaron a recopilar y reelaborar los cuentos de la tradición oral en el entorno burgués de Kassel, publicándolos en su libro Kinder- und Hausmärchen (Cuentos para la infancia y el hogar), dos volúmenes publicados en 1812 y 1815. La colección fue ampliada por ellos mismos en 1857 y se conoce popularmente como Cuentos de hadas de los hermanos Grimm. Su extraordinaria difusión ha contribuido decisivamente a divulgar cuentos como Blancanieves, La Cenicienta, Hänsel y Gretel, La Bella Durmiente o Pulgarcito.

    Las primeras ediciones no estaban dirigidas a un público infantil e incluso incluían notas eruditas a pie de página, que ocupaban casi tanto espacio como los cuentos mismos. Los Grimm no se consideraban escritores para niños sino folcloristas patrióticos. Con todo, en un primer momento recogieron también algunos cuentos de origen francés  como El gato con botas o Barba Azul, que fueron eliminados en ediciones posteriores para que su obra fuera considerada específicamente alemana.

    Fue a partir de 1825 cuando su obra alcanzó una mayor venta, con una edición condensada destinada para lectores infantiles. Entre 1825 y 1858 se publicarían diez ediciones de esta edición reducida. Una vez que los hermanos Grimm descubrieron a su nuevo público infantil se dedicaron a refinar y suavizar sus cuentos. En ocasiones, fueron adornando e incluso censurando los textos originales de las versiones populares debido a su extrema dureza  y a las alusiones sexuales explícitas para satisfacer las exigencias del público burgués. En la actualiadad, los 210 cuentos de la colección de los Grimm han sido traducidos a más de 160 idiomas.         

 

PRINCIPALES OBRAS

Cuentos de la infancia y del hogar (1812-1815, 1822, 1837...)

Sagas alemanas (1818)

JACOB

Mitología alemana (1825)

Gramática alemana (1819-1840)

Historia de la lengua alemana (1848)

 

I.E.S. "RÍO ARBA"

TAUSTE (Zaragoza)

ESPAÑA

Correo de Contacto:

literaturaeuropea@iesrioarba.es