HEINRICH HEINE: MÁS ALLÁ DEL ROMANTICISMO

 

    Harry Heine nació en Dusseldorf (ducado de Jülich-Berg, en ese momento parte de Francia) hacia 1797 en una familia de la pequeña burguesía ilustrada judía completamente asimilada. De hecho, su educación se llevó a cabo a partir de 1804 en una escuela y un instituto públicos hasta 1814, año en que dejó los estudios para dedicarse, como el resto de su familia, al comercio.  De ideas progresistas, su propio padre lo inició en la Masonería, asociación a la que seguiría perteneciendo años más tarde en París. Durante las guerras napoleónicas, su ciudad había quedado bajo la dominación francesa y Heine admirará toda su vida a Napoleón por la introducción de su código civil, que por vez primera que hizo a judíos y no judíos iguales ante la ley.

    En 1816 Heine entra a trabajar con su acaudalado tío Salomon en Hamburgo, quien se hizo cargo de él y le aportó apoyo financiero hasta su muerte en 1844. Como no tenía talento para la banca, su tío le abrió una tienda de ropa, que tampoco funcionó. Al mismo tiempo, sus amores con su prima Amalia, hija de Salomon, turbaron la paz familiar. Este amor no correspondido fue el tema de sus poemas amorosos románticos en el Libro de Canciones. En esta primera época de su producción literaria, Heine además de escribir poesía lírica, tradujo alguna obras de Lord Byron.

En 1819, Heine comenzó sus estudios de Derecho en la universidad de Bonn sin llegar a tener nunca verdadero interés por ellos. Al año siguiente, sin embargo, asistió a las clases de Schlegel sobre lengua y poesía alemana,que sí influyeron poderosamente sobre su pensamiento. En 1821 marchó a estudiar con Hegel a Berlín, donde permaneció hasta 1823. Es la época en la que debuta como escritor con sus Poemas y sus  Tragedias , pero Almanzor, que llegó a representarse, fue un fracaso. También comenzó a preocuparse por el judaísmo, entrando a formar parte de la Asociación por la Cultura y la Ciencia de los Judíos. Más adelante la cuestión judía le preocupó menos pero en su Romancero todavía tiene una sección de Melodías hebraicas.

    En 1825 se doctoró en Derecho e incluso, para poder formar parte del profesorado universitario, se bautizó por el rito protestante tomando el nombre de Heinrich. Sin embargo, sus orígenes judíos le impidieron finalmente optar a una cátedra en la universidad de Munich en 1829. A partir de entonces decidió ganarse la vida como escritor independiente, algo completmaente inusual en su tiempo. En 1826 Heine publica su primer éxito, Viaje por el Harz, y entra en contacto con el que será siempre su editor, Julius Campe. De 1827 es su Libro de los Cantos, que le ha hecho famoso hasta hoy ya que su tono romántico, cercano a los cantos populares, se hizo muy popular.

    Heine apoyó las revoluciones liberarles de 1830 y por ello fue muy vigilado por la censura hasta el punto de que en 1831 decidió marcharse a París. Esta fecha marca el comienzo del segundo periodo de su producción literaria. En París trabajó como corresponsal de periódicos en lengua alemana. Sus artículos políticos recogidos en La situación francesa, sobre el triunfo de la revolución burguesa, eran cada vez más famosos y más temidos por las autoridades alemanas, que intentaban evitar su difusión, hasta el punto de que en 1835 las obras de Heine pueron prohibidas tanto en Prusia como en todos los estados miembros de la Confederación Germánica. En París entró en contacto con los grandes nombres de la cultura europea de su tiempo: Berlioz, Chopin, Dumas, von Humboldt... Buen ejemplo de la idea decimonónica del intelectual europeo, la obra de Heine está marcada por los esfuerzos de su autor por ser un artista por encima de los partidos, un poeta y un periodista libre e independiente.

    En 1841 Heine se casó con la francesa Mathilde Mirat por el rito católico de la novia, con la que ya vivía desde 1834 y que con su simplicidad y alegría le aportaba todo lo contrario a la seriedad y radicalidad de su entorno intelectual. Poco después, tras la muerte de su tío Salomon, en 1844, la situación económica de Heine empeora pero tras un sórdido conflicto familiar, vuelve a recibir la renta que hasta entonces le había asignado su tío. De todas las maneras, para entonces Heine se había convertido también en un escritor de éxito. De mediados de los años 40 datan algunas de sus grandes epopeyas en verso como  Alemania . Un cuento de invierno, en la que satirizaba la situación del Estado y de la Iglesia en Alemania.

    Desde principios de los años 40 el tono de Heine se radicalizó e hizo aparecer en sus obras el problema de la miseria de la nueva clase obrera, como en su poema Los tejedores de Silesia, con una tirada de 50.000 ejemplares, distribuidos en las regiones donde se había producido una revuelta. Con textos como ese, Heine colaboró en algunas de las revistas de Karl Marx pero el poeta siempre mantuvo una relación ambivalente con la filosofía marxista ya que también lamentaba que el materialismo y la radicalidad de las ideas comunistas destruyeran mucho de lo que él amaba de la cultura europea. Cercano al movimiento liberal constitucional, Heine siguió los acontecimientos del año 1848 con sentimientos mezclados. Por un lado consideraba imprescindible crear un estado nacional alemán democrático pero pronto sintió hacia los revolucionarios un escepticismo creciente, decepcionado por los afanes imperialistas prusianos.

    Ese mismo año Heine padeció una grave crisis, quedando casi totalmente paralizado, estado en el que pasó sus ocho años restantes de vida. Se discute si la enfermedad tenía que ver con la sífilis aunque hoy se relaciona más con el saturnismo o la esclerosis lateral amiotrófica. Durante estos últimos años su pujanza creadora no se debilitó. Con frecuencia le dictaba sus versos y escritos a un secretario, que le pasaba a limpio también los borradores. Después, casi ciego, todavía corregía los manuscritos. De este modo todavía publicó una serie de obras esenciales como el Romancero (1851), el Doctor Fausto y las ediciones de Poemas de 1853 y 1854. Murió a principios de 1856.

    La obra de Heine no puede ser clasificada claramente en ninguna corriente literaria. Su origen es el Romanticismo pero sobrepasó muy pronto su tonalidad y su temática incluso en su poesía lírica. Sus biógrafos han visto en su obra elementos propios de la Ilustración alemana, del clasicismo de Weimar y del Realismo. Su  aspiración al cambio político, a la democracia para toda Europa y particularmente en Alemania, le acercan a los escritores de la Joven Alemania pero su distanciamiento de la literatura comprometida tuvo en él motivos tanto políticos como estéticos. Estaba cercano a Marx y Engels sin participar de su filosofía política.

PRINCIPALES OBRAS

    Poemas (1821), lírica.

    Tragedias (1823).

    Viaje por el Harz (1826), libro de viajes.

    Libro de Canciones (1827).

    La situación francesa (1833), periodismo.

    Alemania. Un cuento de invierno (1844), poema narrativo.

    Romancero (1951)

 

I.E.S. "RÍO ARBA"

TAUSTE (Zaragoza)

ESPAÑA

Correo de Contacto:

literaturaeuropea@iesrioarba.es